Mercedes Benz Clase A Facelit, revolucionada la evolución.

Compartir en:

Hace años ya, un auto llegó no sólo para renovar los aires de una marca, sino también para redefinir el lujo, la deportividad e incluso el mercado Premium: la Clase A, que hoy ya tiene su nuevo modelo en España, para agregar confort y equipamiento, sin perder su estilo agresivo y dinámico.

Una vez lanzado, no demoró en generar sonrisas, disparar la adrenalina, cambiar la percepción de lo que es un Mercedes Benz y, además, abrir las puertas de la experiencia Premium a un gran número de nuevos usuarios. Hoy ya está en España la nueva generación de la Clase A y me esperan en un impresionante concesionario de Mercedes Benz para conocerlo.

La emoción ha vuelto y, ha regresado, mejorada. Hace un par de años conocimos la revolucionaria Clase A, un sedán deportivo de gama alta, capaz de ofrecer un gran trabajo y un diseño de lujo, con una performance extremadamente dinámica en todas sus versiones.

La experiencia arranca al ver los cambios exteriores del auto, el verde provocador que posee, las llantas en negro y los ópticos renovados que parecen plantear un reto. El nuevo look de la Clase A invita, seduce y desafía a la vez. En diseño, los cambios exteriores son sutiles, pero determinantes. Cuenta con nuevos parachoques delantero y trasero, nuevas luces traseras y poderosas salidas de escape, que aportan a su estilo de alto dinamismo.

Sus grupos ópticos hoy se basan en faros de diodos luminosos. Nuevas llantas de aleación complementan un conjunto que provoca placer visual. En definitiva, los ópticos y la parrilla central subrayan su carácter agresivo, manteniendo la impronta que caracterizó a su versión anterior.

Una vez en su interior, la delicadeza de los detalles, la calidad de las terminaciones y del ensamblado seducen mediante el confort y el lujo. La nueva Clase A es capaz de explicar de qué forma funciona todo de manera gráfica. El tablero de instrumentos presenta una pantalla de uso múltiple, que informa directamente sobre los parámetros de funcionamiento del auto.

Tanto el tacómetro como el velocímetro son análogos, que le dotan de la emoción clásica de la deportividad en su estilo más puro. Una gran consola con terminaciones que emulan la fibra de carbono aloja la nueva pantalla central (adicional a la anterior), ahora de 8 pulgadas, que controla los sistemas de entretenimiento y las configuraciones técnicas del auto.

Desde esta interface se puede visualizar cómo operan los cambios en cada modo de manejo. La posición de conducción hace sentir que uno está sobre la pista de carreras. Butacas con gran agarre lateral y el cuero antideslizante conjugan la comodidad con la tracción deportiva necesaria para encarar una curva a alta velocidad, sin perder el control.

Antes de comenzar a conducir, es prioritario enlazar el iPhone con el sistema de entretenimiento y navegación. Pensando en todo, la nueva Clase A cuenta con Apple Car Play, una interface que lleva al conductor a vivir a pleno la experiencia iOS desde el automóvil. El sistema de control de voz Siri se activa y el Smartphone se convierte en parte del vehículo. Esta herramienta pronto estará disponible también para los sistemas basados en Android. Doy vuelta la llave y una nueva generación cobra vida. Los controles análogos despiertan, los sistemas se chequean, la experiencia comienza.

DEPORTIVIDAD CONFORTABLE Dueño de un motor que le da su denominación de A 200 a este auto, cuenta con un bloque que se posiciona en los 1.600 cc., distribuidos en cuatro cilindros. La agresividad la inyecta su turbo cargador, sindicado como el responsable de los 156 HP de potencia y los sorprendentes 250 Nm de torsión que es capaz de transmitir a sus ruedas de tracción, mediante una sofisticada caja de 7 relaciones con doble embrague: es la 7G-DCT, pensada en la performance y capaz de cambiar de comportamiento según el uso que se le entregue.

Su buena capacidad de torque explica las potentes aceleraciones que puede proveer. La utilizo al tomar una autopista madrileña con alto tráfico, hacia el poniente. Modo Sport, precisión en la dirección y el volante. A pesar de la congestión, la agilidad domina y me permite llegar sin inconvenientes a nuestro destino.

En estos pocos kilómetros tuve la oportunidad de probar el cambio de comportamiento de sus sistemas. Cuenta con 4 modos pre-programados: Comfort, Eco, Sport y Sport+, además de uno personal denominado Individual. En este último, el conductor es capaz de configurar a placer su forma de manejar, combinando elementos que le permitan mayor performance, comodidad, eficiencia o simplemente, la conducción que más se adecúe a su estilo.

El coche marca un hito de evolución de la marca y de la Clase A. Si deseas ver imágenes, fichas técnicas y configuraciones, por favor pincha aquí.

Categorías

Etiquetas

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.